En el salón de actos del Ateneo de Madrid tuvo lugar la toma de posesión de Victoria Ortega. Repleto de togas, el salón del Ateneo presentaba su aspecto más solemne para dar la más calurosa bienvenida a la primera mujer que preside la Abogacía. Junto a numerosas autoridades de la Administración de Justicia y de la Fiscalía, se encontraban el Ministro de Justicia Rafael Catalá y la Defensora del Pueblo Soledad Becerril.

En su discurso Ortega manifestó su profundo agradecimiento a su predecesor Carlos Carnicer, con quien ha colaborado intensamente durante su etapa como Secretaria General de la institución que ahora preside. Reconoció asimismo sus grandes logros, especialmente los referidos a la ley de acceso a la profesión, y el desarrollo tecnológico de la abogacía que ha situado a la profesión a la altura del reto tecnológico que la digitalización de la Justicia requiere.

Enfatizó la presidenta de la abogacía que durante la etapa que ahora se abre, es imprescindible la unidad de la profesión y el fortalecimiento que ello supone para asumir los retos actuales. Reivindicó el pacto por la Justicia al que invitó a todas las fuerzas políticas y sociales y requirió la necesaria y urgente Ley Orgánica del derecho de defensa del que dijo que ya existe un borrador en conocimiento del Ministro de Justicia.

Con este acto se cierra un ciclo de 15 años en los que se han producido grandes cambios en la profesión y se abre una nueva etapa que liderará Victoria Ortega a la que deseamos los mejores éxitos.