Catalá defiende la prisión permanente revisable como “ejercicio de responsabilidad” ante la demanda popular

“Esto no va de legislar en caliente, llevamos más de diez años hablando de esta cuestión. -ha manifestado Catalá durante su intervención en la sesión de control al Gobierno-. No va de oportunismo pero sí de oportunidad, porque estar al lado de las víctimas siempre es oportuno”.

En respuesta a la pregunta sobre este asunto que le ha realizado el diputado del PP Leopoldo Barreda de los Ríos, el titular de Justicia ha anunciado que el Gobierno va a proponer una mejora de la regulación actual “añadiendo algunos tipos como aquellos que hacen desaparecer los cuerpos de las víctimas, aquellos que usan un secuestro y después cometen un asesinato”.

BÚSQUEDA DE CONSENSO

El ministro, que cree que la regulación “todavía se puede mejorar”, ha manifestado su deseo de que pueda encontrarse un consenso parlamentario al entender que “no es solo conveniente en un derecho penal sino una medida de absoluta justicia”, puesto que “no hay nada más justo que atender las demandas de los ciudadanos”.

Además, Catalá la considera esta condena “absolutamente constitucional” en espera de lo que diga al respecto Tribunal Constitucional, que tiene pendiente un recurso sobre este asunto. Ha añadido que para su aprobación se contó con los informes favorables del Consejo General del Poder Judicial, del Consejo Fiscal y del Consejo de Estado.

“Es coherente con la doctrina internacional, con el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con la Corte Penal Internacional, y por tanto tiene todos los avales de las instituciones para formar parte de nuestro derecho como lo es de todos los derechos de la UE”, ha añadido el titular de Justicia en el Congreso.

En la formulación de su pregunta, el diputado popular Barreda ha recordado por su parte que la prisión permanente revisable fue incorporada en la reforma penal de 2015 y que al sancionar las conductas más graves se ha aplicado con “proporcionalidad” por la Justicia en muy contados casos. Ha añadido que además esta figura penal es semejante a las existentes en otros países de nuestro entorno que han sido avaladas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH)

En España sin embargo, ha lamentado el diputado popular “la segunda, tercera y cuarta fuerza políticas” emprendieron una campaña para su derogación calificando la medida de ser cruel, vengativa y tratrarse de “mero populismo punitivo”. Frente a ello, “la sociedad en un 80 por ciento la respalda”, ha asegurado Barreda.



Deja un comentario